ADQUIERE "EL MITO DE LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA"

lunes, 18 de junio de 2018

"Layda y Claudia" (La Jornada, 18 de junio, 2018)

John M. Ackerman

La desesperada guerra sucia en contra de destacadas figuras de Morena como Layda Sansores, Claudia Sheinbaum y Javier Jiménez Espriú demuestra que el régimen corrupto se ha quedado sin municiones. Todos los misiles contra Andrés Manuel López Obrador han fallado al blanco. Así que el sistema ahora se dedica a fabricar supuestas corruptelas o irregularidades de sus colaboradores más cercanos.

Como todos los legisladores de Morena, Sansores dona la mitad de su salario al programa de escuelas universitarias que ofrece educación universitaria gratuita a miles de jóvenes. Sansores es, sin duda, también la senadora más valiente y sensible a las causas sociales. Como secretaria de la Comisión de Derechos Humanos nunca descansa en su defensa de los presos políticos, los periodistas, los migrantes y las víctimas de la represión estatal.

Destaca de manera particular el decidido apoyo de Sansores a la causa de los 43 estudiantes de Ayot­zinapa, a los maestros democráticos, a las víctimas de la masacre de Nochixtlán y a la lucha en contra de la Ley de Seguridad Interior. También ha encarado de manera personal y directa al mismo Peña Nieto por sus corruptelas y su complicidad con crímenes de lesa humanidad.

Los senadores reciben su remuneración por dos vías: servicios personales que incluye su dieta mensual y servicios generales para cubrir sus gastos. Para el segundo rubro, los senadores del PRIANRD suelen contratar aviadores, celebrar fiestas extravagantes y desviar recursos hacia sus amigos y familiares. No es difícil imaginar en lo que gastarían en este rubro senadores cercanos al poder, como Ernesto Cordero, Emilio Gamboa, Javier Lozano o Armando Ríos Piter...

SEGUIR LEYENDO EN LA JORNADA

martes, 12 de junio de 2018

lunes, 11 de junio de 2018

"El coletazo del dinosaurio" (Revista Proceso, 10 de junio, 2018)

Fuente: circula en Twitter y redes sociales
John M. Ackerman

Las encuestas más recientes de Reforma, Parametria y El Financiero colocan a Andrés Manuel López Obrador con una ventaja casi insuperable de entre 20 y 30 puntos porcentuales hacia las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio. El tabasqueño domina a sus dos contrincantes en absolutamente todos los sectores sociales, entre todos los rangos de edad y en cada una de las regiones del país. Ni el fraude electoral más grande jamás visto en la historia de México podría remontar esta enorme desventaja del sistema corrupto. 

Sin embargo, Ricardo Anaya, José Antonio Meade, Lorenzo Córdova y un grupo de los oligarcas más poderosos del país simplemente se niegan a aceptar la derrota. Estos soldados de la continuidad aparentemente están dispuestos a torpedear la campaña del tabasqueño “haiga sido como haiga sido” con el fin de mantener sus privilegios y sus prebendas. 

La masiva realización de llamadas robotizadas con “encuestas” simuladas que atacan y difaman al tabasqueño constituye el capítulo más reciente en una guerra sucia de larga duración que viola flagrantemente la ley y enturbia al proceso electoral. El objetivo de estas llamadas no es solamente alejar a los votantes de López Obrador sino también obstaculizar la realización de nuevas encuestas electorales durante las próximas semanas que podrían ir confirmando la inevitable victoria del candidato de Morena en las elecciones presidenciales. 

Después de recibir varias de estas llamadas amenazantes y difamatorias, el ciudadano difícilmente tendría ganas de responder a las preguntas de un encuestador auténtico que se atreva a marcar por teléfono o a tocar el timbre de su casa. El miedo y el fastidio dictarán que es mejor encerrarse en su domicilio y simplemente no hablar con extraños. Y este proceso de aislamiento voluntario afectaría de manera particularmente fuerte a los allegados de Morena, ya que los ataques están dirigidos específicamente contra ellos. 

Con este operativo, los hombres y las mujeres del sistema buscan alterar artificialmente los resultados de las encuestas y así generar una ventana de oportunidad para poder operar un “fraude patriótico” sin llamar demasiado la atención o pagar costos políticos demasiado altos. Esta jugada no solamente cuenta con muy pocas probabilidades de éxito, sino que también constituye una violación flagrante a la normatividad. Si el Instituto Nacional Electoral (INE), la Fiscalía Especializada para los Delitos Electorales (FEPADE) y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) no investigan y castigan inmediatamente a los responsables estarán demostrando una vez más que sus abultados presupuestos simplemente no tienen razón de ser...

SEGUIR LEYENDO AQUÍ

lunes, 4 de junio de 2018

"Elecciones mexicanas, en la mira internacional" (La Jornada, 4 de junio, 2018)

Los parlamentarios británicos Dan Carden y Helen Goodman en su visita a México
John M. Ackerman

Existen dos tipos de observadores electorales internacionales: los que vienen a limpiar la cara de las instituciones electorales realmente existentes y los que no dudan en señalar las graves irregularidades que ponen en riesgo los procesos democráticos. Los primeros se encierran en las oficinas gubernamentales para revisar informes oficiales y tomar whisky con los burócratas, mientras los segundos se lanzan a la calle para allegarse de información de primera mano y exigir a las instituciones que hagan valer la ley. Los primeros se dedican a defender las autoridades de los cuestionamientos ciudadanos, mientras los segundos buscan proteger a los ciudadanos de los abusos del poder.

La semana pasada, dos de los más destacados integrantes del Parlamento británico, Helen Goodman y Dan Carden, dieron una cátedra sobre cómo ejercer una observación electoral internacional valiente, crítica y propositiva. Goodman representa la ciudad de Durham y funge como ministra sombra de Relaciones Exteriores del Reino Unido. Carden proviene de la ciudad de Liverpool y ocupa el cargo de ministro sombra para el Desarrollo Internacional. Ambos son del Partido Laborista, cuyo líder, Jeremy Corbyn, ya se prepara para convertirse en el próximo primer ministro del Reino Unido frente al estrepitoso colapso de la legitimidad del gobierno de Theresa May.

Carden y Goodman sostuvieron más de una docena de reuniones durante su visita de cinco días a México. Se entrevistaron con representantes de las tres coaliciones electorales, numerosas organizaciones de la sociedad civil, representantes del gobierno mexicano y de la embajada del Reino Unido, y con funcionarios del Instituto Nacional Electoral (INE).

Sus conclusiones no se hicieron esperar. El viernes pasado, los parlamentarios ofrecieron una conferencia de prensa junto con la recién creada Red Universitaria y Ciudadana por la Democracia (RUCD) (véase: reddemocracia.org), en la cual denunciaron con todas sus letras la grave crisis de derechos humanos, la violencia contra candidatos, así como la indolencia y la parcialidad de las autoridades electorales (video)...

SEGUIR LEYENDO EN LA JORNADA